Aceptarse a uno mismo.

  Los cambios físicos que vives en este momento pueden influir o no en tus emociones,  tu comportamiento y tus relaciones interpersonales dentro y fuera de la familia. La percepción que tienes de tu cuerpo es determinante de tu autoestima y aceptación, así como de la forma como te comunicas y te relacionas con los demás. Algunos adolescentes llegan a preocuparse a tal extremo por su apariencia física pero hay que recordar que estos cambios pueden tardar y que ademas la aceptación por uno mismo es el principal requerimiento que tenemos que tener para poder estar bien y llevar una vida con sin extrema ansiedad y angustia.
 El estado emocional llega a verse afectado por los cambios corporales. Los hombres pueden estar preocupados por el tamaño del pene, la falta o exceso de vello, la aparición del bigote, la fortaleza de los músculos, los cambios de la voz y la presencia de la primera eyaculación. Mientras que las mujeres pueden sentir vergüenza por el tamaño de los senos, o preocuparse por la forma de las piernas, la acumulación de la grasa en el cuerpo y el inicio temprano o tardío de la menstruación.
  Conforme el adolescente se acostumbra a los cambios, y surge la preocupación por la apariencia, el deseo de poseer un cuerpo mas atractivo y la fascinación por la moda. No es que sea malo estar a la moda, siempre y cuando no nos haga renunciar a la búsqueda de nuestra propia personalidad. Recuerda que cada cual es único e irrepetible.  Todos y todas debemos hacer respetar nuestro cuerpo y el de los demás, bajitos, altos, rubias o morenas, cada persona se tiene que querer tal como es.

Pubertad.

  Al entrar en la pubertad, los adolescentes pasan por grandes cambios físicos, y no sólo en relación con su estatura y figura, también en otras formas, tales como el desarrollo de vello púbico en sus genitales como en las axilas, así como el olor que elude de sus cuerpo, entre otros.  Estos cambios se deben a la secreción de ciertas hormonas que determinan y controlan el proceso de maduración, los cambios son tanto físicos (caracteres sexuales secundarios) como en el funcionamiento de algunos órganos (cambios fisiológicos), hasta adquirir las características de mujer y hombre adulto
  Los cambios que se dan en la pubertad se dividen en 3 y serán físicamente, biológicamente y psicológicamente.

Cambios físicos


  Varones:

  • Vello: Durante los años de la pubertad crecerá vello en las axilas, piernas, cara, arriba del pene e incluso en el trasero. Es posible también durante la última fase de pubertad que aparezcan pelos en el pecho, aunque no todos los hombre tienen vello en esta zona. En la cara, aparecen primero pelos finos en la zona del bigote haciendo una sombra.
  • La piel: Tendrás la piel más grasa y sudarás más que antes. Debes lavarte todos los días y utilizar un desodorante o antitranspirante durante el día para controlar olores. Durante la pubertad es probable que te salgan granos en la cara y/o espalda. La mayoría de adolescentes padecen acné en algún momento de la pubertad.
  • La voz: La mayoría de chicos empiezan a notar cambios en la voz alrededor de los 14 años. Durante unos meses- o años- tendrás un tono extraño hasta que se termine de cambiar y tendrás ya voz de hombre.
  • La forma de tu cuerpo:  Durante años de la pubertad, crecerás más alto y tus hombros se ancharán. Ganarás peso. Algunos niños experimentan un hinchazón debajo del pezón. Esto es muy frecuente y no debes preocuparte. No quiere decir que tus pechos vayan a crecer, poco a poco irá desapareciendo el hinchazón. Durante la pubertad tus músculos crecerán y se endurecerán. Algunos chicos aprovechan esta época para empezar a entrenar con pesos, pero algunos lo hacen antes de que su cuerpo esté preparado, lo que es un error porque puedes exponer los músculos a una sobrecarga innecesaria.
  • Tamaño del cuerpo: Es una época de fuerte crecimiento y a veces te sentirás torpe y tendrás la sensación que tus brazos sean demasiado largos, tus manos y pies muy grandes.
  • Pene: El pene y los testículos crecen y tendrás erecciones más a menudo debido a un aumento de las hormonas sexuales.

 Mujeres:

  • Cambios en la piel: Al igual que el hombre la piel se hace más grasa, y es posible que sudes más que antes. Esto se debe a que están creciendo las glándulas. La higiene personal durante la adolescencia es muy importante para controlar malos olores corporales.
  • Apariencia de vello corporal: Durante la pubertad te saldrá vello en el pubis, en las piernas y en las axilas.
  • Cambios en la forma de tu cuerpo: Durante la pubertad las caderas se anchan y la cintura se acentúa. Grasa empieza a acumularse en el estomago, las piernas y las nalgas. Esto es completamente normal y hace que tengas las curvas de una mujer. Para la mayoría de chicas, la pubertad empieza cuando los pechos empiezan a crecer; primero notarás un bulto a veces algo doloroso por debajo del pezón que poco a poco empieza a crecer. Al principio es normal que un pecho crezca a un paso distinto al otro, por o que no debes preocuparte si uno es más grande que el otro. Cuando han crecido a su tamaño final, lo más probable es que sean más o menos iguales.
  • Cambios de tamaño en distintas partes del cuerpo: Durante la fase de la pubertad, todas partes de tu cuerpo crecen, pero es posible que algunas más rápidos que otras.

Buscando el ser y el que hacer.

  En la adolescencia se dan cuatro tipos de cambios: físicos, de valores, de hábitos y de deseos de libertad. En estas edades se exaltan todos los límites: aparece la guerra por la independencia que se manifiesta en ciertas oportunidades en rebeldía.
  Surge también la "negatividad" o lo que para los jóvenes puede ser la "mirada realista". Se busca la resistencia a las normas y el retraso temporal en el cumplimiento de los deberes. Lo se que quiere, se quiere ya: desarrollando la presión, la personalidad calculadora, el chantaje y la aumentación de tensión. Aparecen las mentiras y se multiplican los conflictos.
  Para poder establecer y afirmar que somos ya personas libres debemos forjar la voluntad. Se es mas libres si se va dominando a sí mismo la propia persona. Sin embargo, la adolescencia se caracteriza por todo lo contrario: la pereza, el desorden y el desear hacer lo que se apetece sin pensar que se puede molestar a otras personas. Surgen así los conflictos de todo tipo: por ejemplo en la secundaria donde los ideales de pertenecer perfectamente al grupo manteniendo el autoestima, con lleva a establecer superioridad, y al establecer superioridad se puede llegar a lastimar a otras personas generando "bullying". Se debe concienciar que cada persona es responsable de sus actos, y cada una se debe a enfrentar a la cuestión de que si lo que se hace o dice esta bien, y al poder encontrar la respuesta nos vamos a poder definir que clase de personas somos.
  Pero ahora bien si partimos desde aquellas cuestiones debemos ¿ Ser de esta manera o de la otra? ¿Ser de la forma en la que me proponen ser o soltarme y dejar que fluya mi propia personalidad?. Antes de contestar o reflexionar sobre estas preguntas hay que tener en claro dos conceptos "libertad" (capacidad que tiene cualquier ser humano para obrar y pensar según su propia voluntad) y "libertinaje" (libertad excesiva y abusiva en lo que se dice o hace).

 ¿Libertad o libertinaje?


  Gran parte de los adolescentes confunden la libertad con el libertinaje, con hacer lo que les viene en gana. En la libertad se da la responsabilidad y en el libertinaje el desenfreno. En este sentido se les puede explicar que la propia libertad acaba donde invade la libertad del otro.

¿Qué es la libertad?


  La libertad consiste en la combinación de la autonomía y la responsabilidad. Tener autonomía quiere decir ser capaz de hacer lo que uno cree que debe hacer. Somos autónomos si establecemos una relación entre nuestras acciones y los efectos que producen. La conciencia nos lleva al concepto de responsabilidad.

Pero... ¿Qué es la responsabilidad?


  Debemos tener en cuenta que la responsabilidad exige valentía. Cuando los adolescentes actúan diciendo "no sé si está bien o mal, pero me gusta", están intentando rehuir un compromiso, pero al final acaban atados a otro más doloroso: su propia flojedad.
  A los jóvenes en previo desarrollo la posibilidad de poder decidir en aspectos poco importantes, aunque se equivoquen, les irá fortaleciéndolos y haciéndolos dueños de su libertad e irán asumiendo sus responsabilidades.
  La rebeldía de la adolescencia se debe encauzar haciéndonos ver que toda decisión tiene algo de riesgo y que no siempre vamos a tener seguridad absoluta.
  Es importante ser resolutivos en las decisiones y cumplir lo decidido con prontitud, desde la hora de levantarse hasta el tiempo que va a dedicar al estudio. A medida que seamos mas responsables, podremos aumentar esos espacios de libertad.

De la niñez a la adolescencia "Un paso a la adultez"

video
  La diferenciación, la responsabilidad, los valores y la integración social como claves para el proceso de la adolescencia, para así llegar a la autonomía, en otras palabras, es el camino para llegar a ser adulto y tomar nuestras propias decisiones, poder lograr la mismísima independencia.

Adolescencia.

  La adolescencia es la etapa de la vida donde se produce grandes cambios profundos tanto físicos como psicológico, sexuales y sociales, y transcurre entre la infancia y la edad adulta, es por eso que muchos interpretan la famosa frase “grande para unas cosas y chico para otras” la cual se debe a que todavía tenemos aspectos de chicos, los cuales están formándose para ser personas maduras. Se concienciar además que depende de cada persona.
 Por otro lado también se caracteriza por los profundos cambios en nuestros ideales e ideas ya que los adolescentes empiezan a tomar sus propias decisiones con su propia visión y perspectiva en donde se van soltando los pensamientos de los otros para poder generar nuestros propios. No solo es la etapa en la que se crece  físicamente sino mentalmente igual ya que se empieza a buscar la propia identidad, aquello que de alguna u otra manera nos haga diferente de los demás, y he de aquí una de la gran necesidad que siempre busca y desarrolla un adolescente “la identidad”, que es el conjunto de valores, orgullos, tradiciones, símbolos, creencias y modos de comportamiento que uno toma por sí mismo.